¿Frío o calor?

 

Sois muchos los pacientes que nos preguntáis qué hacer cuando presentáis un dolor o molestia. Una pregunta muy frecuente es si aplicáis frío o calor, y la duración del mismo. Hoy vamos a intentar resolver esta cuestión. 

La aplicación de frío o calor es muy útil como complemento terapéutico y además es de fácil aplicación. Otra de sus ventajas es que no tiene un elevado coste económico. 

 

Aplicación de CALOR o TERMOTERAPIA: 

 

  • Favorece la circulación: El calor hace que se produzca una vasodilatación en los vasos sanguíneos de pequeño calibre, aumentando así si diámetro. Esto hace que el flujo de circulación sanguínea sea mayor y más efectivo. El aumento del flujo sanguíneo hace que aumente el número de células de defensa y como consecuencia produce un efecto analgésico. Por lo tanto, usamos calor en patologías cronicas donde existe un déficit vascular. 
  • Reduce el dolor: Como hemos expicado antes, la aplicación de calor produce un efecto sedante y analgésico gracias al aumento de circulación. 
  • Prepara los tejidos:Podemos usar el calor como preparación antes de realizar cualquier actividad física. Esto hace que los tejidos sean más flexibles y así prevenir lesiones.

 

Aplicación de FRÍO o CRIOTERAPIA: 

 

  • Disminuye la circulacion: Produce el efecto contrario al calor, haciendo que se estrechen los capilares. Con esto conseguimos frenar el proceso inflamatorio agudo y prevenir la fibrosis de los tejidos. 
  • Controla el edema: Por la misma acción de vasoconstricción de los vasos sanguineos, permite controlar y reducir el edema. 
  • Reduce el dolor: Con una aplicación prolongada de frío obtenemos un efecto analgésico gracias a la disminución del tono muscular y la mejora de la espasticidad. 
  • Mejora la movilidad: Se ha demostrado que la aplicación de frío sincronizada con la movilización pasiva del segmento articular favorece el rango de movimiento más que cualquiera de estas dos técnicas por separado. 

 

En resumen: 

 

  • CALOR = Procesos crónicos y dolores musculares.
    Ejemplos: Tendinitis crónica, lumbalgia. 
  • FRÍO = Procesos agudos e inflamatorios.
    Ejemplos: Esguince de tobillo, rotura muscular, contusión.