¿Qué es el Bruxismo?

 

Antes de comenzar, queremos resaltar que un 60 – 70% de la población sufre problemas en la ATM (Articulación Temporo-Mandibular) y solo un 5% recibe tratamiento. Además, hay indicios de que el estrés ocasionado por el Covid-19 puede estar aumentando los casos de bruxismo y otros problemas dentales relacionados con él.

 

El bruxismo consiste en tener los dientes apretados, e incluso rechinarlos entre sí. Esta situación puede ocurrir durante nuestras actividades del día, o mientras dormimos.

 

Este trastorno suele ir acompañado de dolor muscular en el cuello, cefalea, limitación del rango de movimiento mandibular, trastornos de sueño, estrés, ansiedad, deterioro de la salud bucal…

 

¿Qué ocurre cuando existe Bruxismo?

 

Los síntomas que pueden indicar la presencia de bruxismo son:

 

  1. Dolor mandibular y de oído.
  2. Problemas en la articulación temporomandibular.
  3. Dolor de cabeza.
  4. Tensión.
  5. Sensibilidad dental.
  6. Problemas cervicales.
  7. Tensión en zona mandibular al despertar.

 

¿Cuáles son las posibles causas del Bruxismo?

 

El bruxismo puede ser secundario a:

 

  1. Sinusitis.
  2. Odontalgias.
  3. Afecciones en el tracto digestivo superior.
  4. Parálisis facial.
  5. Trastornos craneomandibulares.
  6. Síndrome de dolor miofascial (en esternocleidomastoideo, oblicuo superior, pterigoideo y masetero).
  7. Trastornos cervicales (C0 a C3).

 

Los últimos cuatro trastornos pueden ser tratados con fisioterapia, por lo que sería oportuno acudir a un profesional para valorar nuestro caso y solucionar el problema con la mayor brevedad posible.